• 91 846 78 76
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

TE MANTENEMOS INFORMADO

Blog Ibis Computer

Las 4 fases de un desastre informático

4fases-desastre-informatico
Los desastres informáticos existen. Desafortunadamente, nosotros los encontramos a menudo. Clientes que se confían y creen que nunca tendrán problemas; que eso sólo pasa en empresas con ordenadores viejos u obsoletos. O casos en los que el mantenimiento informático se confía a personas con cualificación insuficiente o que no se dedican profesionalmente a este sector tan concreto y crucial. Causas para el desastre hay muchas, podríamos citar decenas, pero piensa en estas: incendio, tormentas, inundación, robo, boicots internos o virus; problemas más frecuentes de lo que inicialmente crees, ¿verdad?

Fase 1: Preocupación

Tras el desastre, si tu empresa no estaba debidamente protegida aparece una lógica preocupación por la pérdida de los datos, de las facturas pendientes, de las reuniones y citas, de los correos importantes… En definitiva, ruptura en la continuidad y pérdida de negocio. Adiós a las oportunidades. Además, estos problemas conseguirán que la actividad normal de la empresa quede ralentizada, o que no avancemos hacía el destino que nos habíamos planteado.

Fase 2: Comprensión y alcance

Una vez asumida la preocupación, debemos analizar y comprender el verdadero alcance del incidente. Muy probablemente tendremos dudas sobre pagos a nuestro favor o sobre las facturas que debemos abonar a nuestros proveedores, y sufriremos una fuerte desconexión con nuestros clientes. Será duro, pero de esta forma podremos medir cuántos de nuestros activos se han visto afectados y empezar a trazar un plan de rescate.



confia en ibis

Fase 3: Volver a sacar el trabajo 

En esta fase deberemos volver a realizar y organizar todo el trabajo que teníamos ya terminado. En ocasiones estaríamos hablando de varios meses, o incluso años de trabajo que se habrían evaporado. Aquí debemos ser conscientes que el trabajo anterior y el actual se van a solapar. La carga de trabajo del personal aumentará notablemente y la motivación sólo puede ir en una dirección, hacia abajo.

Fase 4: Luz al final del túnel  

Vuelta a la tranquilidad y a la normalidad, o a lo que será la nueva normalidad de la empresa, ya que es muy probable que después de un problema de esta magnitud nuestra empresa tenga problemas para volver a funcionar a pleno rendimiento y termine por cerrar en un periodo de tiempo no muy largo.

Este quebradero de cabeza se puede evitar fácilmente. No confíes sólo en la suerte. Con nuestros servicios de continuidad de negocio, tú y tu empresa podréis estar totalmente tranquilos. Vas a dormir mejor por las noches, asegurado.

No confíes sólo en la suerte.

Este quebradero de cabeza se puede evitar fácilmente. Con nuestros servicios de continuidad de negocio, tú y tu empresa podréis estar totalmente tranquilos. Vas a dormir mejor por las noches, asegurado.