Blog

Seguimos con la serie de artículos en la que nos acercamos a los componentes más importantes de los ordenadores de tu empresa. Hoy vamos a hablar sobre discos duros. Se trata de un componente totalmente necesario, que ha ido evolucionando poco a poco. Hasta que últimamente ha dado un salto increíble en rendimiento. Sigue leyendo y te contamos más.

HDD mecánico tradicionalEl disco duro, según lo hemos conocido siempre, no nos ha parecido nunca un componente tan diferenciador como podían serlo el procesador o la memoria RAM. Con el paso del tiempo sus capacidades han ido aumentando para adaptarse a los requerimientos que la propia informática les iba exigiendo. En cuanto a sus velocidades de transmisión, que es lo más importante y decisivo para el rendimiento general del pc, hemos observado diferentes avances, pero nunca tan grandes como el que vivimos en la actualidad. Las siglas SSD tienen toda la culpa, ahora te contamos más.

Hasta ahora, lo más usado durante años han sido los discos duros mecánicos que funcionan mediante discos o platos magnéticos alojados en una caja metálica muy bien sellada para reducir las interferencias. Estos platos giran a gran velocidad sobre su propio eje, y aquí gran velocidad es mucha mucha velocidad. Es decir, los discos duros tradicionales que llevamos usando durante las últimas décadas. Su funcionamiento se basa en guardar la información (archivos de sistema, fotos, catálogos, etc…) mediante una aguja o cabezal que codifica digitalmente esa información en el disco mediante magnetismos. Todo esto explicado de una manera sencilla. Explicarlo de manera técnica necesitaría de mucha más extensión; si necesitas más información podemos tener una charla más larga para solventar cualquier duda.

Caja cerrada HDD mecánico

Para valorar la velocidad y la capacidad de un disco mecánico tradicional hay que tener en cuenta 3 aspectos: interfaz de conexión, capacidad de los discos o platos que utiliza y velocidad a la que giran éstos. En los discos SSD no existe esa velocidad de giro, ni el tamaño de los platos, aunque si el de las celdas donde almacenan la información.

  1. En cuanto a la interfaz de conexión, se trata del medio o vehículo que conecta el disco con la placa base. Es como si dijéramos la carretera por la que viajan tus archivos. Un coche de carreras no sería muy práctico en carreteras urbanas, y un utilitario no serviría de nada en un circuito. Aquí pasa exactamente lo mismo, se debe elegir el disco duro adecuado para la interfaz de conexión de tu sistema. Por citar, algunos tipos te podríamos hablar de las antiguas IDE, ATA o PATA, de las más utilizadas SATA, o de la novedosa m.2, ideal para los discos más rápidos del mercado.
  2. La capacidad de los platos o discos que componen el disco duro va a definir la capacidad final del mismo. En un disco suele haber varios de estos platos. Han ido aumentado su capacidad desde los 512 megas hasta los 2 gigas, o incluso más, terminando con las capacidades de vértigo que tenemos disponibles a día de hoy. Se pueden adquirir discos de hasta 8 terabytes de información, y 8 teras de información son la friolera de 8.192 gigas. Para que te hagas una idea, podrías fotografiar a máxima resolución cada centímetro de tu empresa y aún así te sobraría espacio para grabarlo todo en 4K.
  3. La velocidad de giro de los platos es muy importante en la velocidad final que va a alcanzar la transferencia de archivos. El estándar actual son las 7.200 revoluciones por minuto o rpm, pero anteriormente teníamos las 5.400 rpm, y también por el extremo contrario se han fabricado discos con una velocidad de giro de 10.000 rpm. Estos últimos nos ofrecían una solución francamente rápida pero desgraciadamente el calor generado y el ruido de giro son demasiado elevados para entornos domésticos o de oficina.

Una vez explicadas estas peculiaridades, ya sea en el ámbito doméstico o en los puestos de trabajo, todos hemos visto como el tamaño de la información que manejamos día a día ha ido creciendo exponencialmente; de ahí que los discos duros no tengan más remedio que seguir nuestro ritmo. Las copias de seguridad de películas, archivos mp3, vídeos de nuestros cámaras personales, o incluso vídeos grabados con nuestros smartphones, ocupan una cantidad importante de gigas. Y en el entorno laboral nos ocurre lo mismo con fotos de productos, catálogos propios o de proveedores, vídeos promocionales, documentación, etc…

Ahora que conocemos algo más sobre el funcionamiento de los sistemas de almacenamiento podemos hablar sobre esas siglas tan de moda, SSD, que significan Solid State Drive o disco de estado sólido. Como las propias siglas indican, estamos hablando de discos con un estado "sólido", ya que no basan su funcionamiento en giros ni magnetismos, es decir, su tecnología no está basada en partes móviles. La información se almacena en pequeñas celdas sólidas de una manera muy similar a como lo hacen los pendrives o pinchos USB, mediante impulsos eléctricos. Puedes ampliar información en esta pequeña entrevista de uno de nuestros técnicos en Onda Cero Madrid Norte.

Velocidad increíble discos SSD

Los SSD nos brindan una excelente manera de potenciar ordenadores con algunos años a sus espaldas, consiguiendo que la inversión que hicimos en su día sea aún más rentable. También al tener un ordenador más ágil la sensación que tendremos al usarlo será de eficiencia completa, vamos que sentiremos que la carga de trabajo se aminora a un ritmo más rápido. Aquí es importante hacer una advertencia: se debe elegir con criterio el disco SSD que es compatible y adecuado con nuestro sistema. Se puede dar el caso de ordenadores con características especiales, o demasiado antiguos, en los que no compense la instalación de una de estas pequeñas maravillas de la tecnología. Lo más práctico es que nos consultes tu caso concreto y estudiaremos la mejor opción para tu equipo; para eso están nuestro técnicos.

El cambio a una de estas unidades de estado sólido no es demasiado complicado. La tarea requerirá de una clonación de nuestro volumen anterior para volcarlo en el disco nuevo o bien de una reinstalación total del sistema. Son tareas sencillas pero de una importancia crítica, puesto que cualquier fallo en el proceso puede desembocar en fallos de arranque o en pérdidas de datos valiosos. Recomendable, como siempre, tener una copia de seguridad actualizada. La mejor manera de realizar el cambio con garantías es que sea realizado por un técnico informático. Con nuestros servicios de mantenimiento informático podrás actualizar tus ordenadores de manera rápida y segura. No dudes en pedirnos presupuesto, o valora incluir esta actualización en alguna de nuestras modalidades de servicios.

Pero como todo en esta vida no podían ser ventajas, con estos nuevos discos tenemos un problema muy importante, y es que una vez que hayas probado un ordenador con un buen SSD no vas a volver a querer usar otro que tenga un disco tradicional. Garantizado por Ibis Computer y nuestros técnicos. Ponlo a prueba y verás cómo tenemos razón.

Licencia imagen destacada (SSD Disassembled)➡ Author: McZusatz (Wikimedia Commons)

mapa ibis 

 

Dirección Ibis

Dirección:C/ Menor, 4 Nave 9ISO9001 GB RGB 80 Pol. Ind. La Mina
28770 Colmenar Viejo
Madrid (Spain)

Teléfono:
91 846 78 76
Horario de Atención telefónica:
De Lunes a Viernes de 8:30h a 19:00h
Horario de Atención en Tienda:
De Lunes a Viernes de 9:00h a 14:00h y de 15:00h a 18:00h.

Suscríbete a nuestro boletín

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y facilitar la navegación por nuestra web.
Si aceptas o continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.